Jamal Murray 50 puntos y triunfo para Denver Nuggets, que va a un séptimo partido contra Utah Jazz.


Jamal Murray

Quizá en la previa no llamaba tanto la atención, pero la serie entre Denver Nuggets y Utah Jazz está siendo increíble y el sexto capítulo estuvo a la altura. Denver ganó por 119-107 y lo hizo en otro choque épico entre Jamal Murray y Donovan Mitchell, un enfrentamiento que ya está para quedar en la historia de los mejores "mano a mano" que han tenido los Playoffs de la NBA en primera ronda en toda su historia.


Esta vez, por segunda ocasión consecutiva, el ganador del duelo del Oeste fue el canadiense Murray, autor de 50 puntos nuevamente y con la facilidad para llegar a ellos de alguien que tiene un caudal de talento ofensivo impresionante. El base de Denver fue súper eficiente con su tiro: 7-9 en tiros libres, 9-12 en triples y 8-12 en dobles.



Jamal Murray lo volvió a hacer: 50 puntos y triunfo para Denver Nuggets, que va a un séptimo partido contra Utah Jazz.


El base canadiense tuvo su segundo partido de 50 puntos en la serie y fue determinante una vez más para que Denver empate la serie en 3-3 al ganar por 119-107. Utah comenzó muy bien pero terminó dando una imagen muy pobre a pesar de los 44 puntos de Mitchell. La serie terminará el martes.


Quizá en la previa no llamaba tanto la atención, pero la serie entre Denver Nuggets y Utah Jazz está siendo increíble y el sexto capítulo estuvo a la altura. Denver ganó por 119-107 y lo hizo en otro choque épico entre Jamal Murray y Donovan Mitchell, un enfrentamiento que ya está para quedar en la historia de los mejores "mano a mano" que han tenido los Playoffs de la NBA en primera ronda en toda su historia.


Esta vez, por segunda ocasión consecutiva, el ganador del duelo del Oeste fue el canadiense Murray, autor de 50 puntos nuevamente y con la facilidad para llegar a ellos de alguien que tiene un caudal de talento ofensivo impresionante. El base de Denver fue súper eficiente con su tiro: 7-9 en tiros libres, 9-12 en triples y 8-12 en dobles.



Con un Murray así, los Nuggets lograron darle la vuelta a un partido en el que empezaron abajo por 10 puntos en el primer cuarto, encajando 36 tantos. La otra clave para eso fue el desmoronamiento ofensivo de Utah, que terminó dejando la misma imagen del final del quinto partido y que ahora teme que una serie que ganaba por 3-1 se le vaya de las manos. El séptimo partido, el definitivo, será el próximo martes para ya saber quién será el rival de LA Clippers en la segunda ronda de la postemporada.


Murray ya había avisado en el primer tiempo, en el que metió 25 puntos con 9-13 de campo, pero lo suyo en el último período fue apoteótico. Lo empezó con 29 puntos, tras un tercer cuarto en el que tuvo algunos destellos al final pero parecía cansado. Lo terminó con 50 unidades después de meter los cinco intentos que probó desde el perímetro. Utah va a tener pesadillas con su tiro tras stepback. El base de 23 años lleva 52-81 de campo en los últimos tres partidos de la serie, con ¡22-35 en triples! y una media de 47 puntos y 7 asistencias. Llega en una forma incontrolable al séptimo partido.


Su gran rival, Donovan Mitchell, también hizo un trabajo de artista: 44 puntos, 6 rebotes, 5 asistencias y 3 robos en 40 minutos, con 14-25 de campo y 9-13 en triples (récord de franquicia en Playoffs). Nada que reprocharle a Spida en un partido en el que Utah prácticamente pretendió vivir de sus acciones individuales durante el 75% o más del encuentro y en el que los de Quin Snyder se desinflaban cuando el #45 se iba al banco. De hecho el +/- de Mitchell terminó siendo de +2 habiendo jugado 40 minutos y con Utah cayendo por 12 en el resultado final. El único jugador de Utah fuera de Mitchell que superó los 11 puntos fue Mike Conley, con 21 tantos.


Es la primera vez en la historia de la NBA que dos jugadores tienen dos partidos de 50 puntos o más en una misma serie. Dos jugadores de 23 años haciendo historia, aunque solamente uno podrá avanzar a la segunda ronda.


Además, Murray se sumó a una lista integrada solamente por Jerry West (1965), Kareem Abdul-Jabbar (1977), Bernard King (1984), Michael Jordan (1989, 1990 y 1993) y Allen Iverson (2001) de jugadores con tres partidos consecutivos de al menos 40 puntos en los Playoffs.


Algunas observaciones más del partido:


  • La tarea de Rudy Gobert, una vez más, no cumplió con las expectativas que se esperan de un All-Star en un partido de Playoffs. El pivote francés fue un factor en el inicio del partido, ayudando a Utah a sumar puntos en la pintura y complicando a Denver con sus cortinas. Después quedó borrado en un equipo de poca actividad y ni siquiera imponía su presencia en defensa o en la lucha de los rebotes (43-30 para Denver). Su línea estadística de 11 puntos y 11 rebotes en 42 minutos refleja bien su partido.


  • Nikola Jokic, en tanto, aunque comenzó en la línea de Gobert terminó siendo alguien más productivo en su lado especial, que es el ataque: 22 puntos con 7-15 de campo, 9 asistencias y 3 robos para el serbio.


  • Jerami Grant fue el factor-X del partido. El alero le aportó a Denver una energía que necesitaba mucho y tuvo jugadas importantes en los dos costados de la cancha, haciéndose notar con el tiro y con acciones defensivas de primera: 18 tantos y 2 tapones con 4-7 en triples. Definitivamente desplazó a Paul Millsap, que apenas jugó 19 minutos (5 puntos y 5 rebotes) y fue recién el octavo jugador más utilizado por Mike Malone.


  • De las 20 asistencias de Utah durante el partido, 8 fueron en el primer cuarto y apenas 12 en los 36 minutos restantes. Un número que lo dice todo sobre el pésimo juego ofensivo de los de Salt Lake City durante gran parte del encuentro, con nula circulación de balón.


  • Después de casi seis meses, Gary Harris volvió a disputar un partido de la NBA. El escolta, que había estado con un problema en la cadera que le había impedido jugar en la "burbuja" hasta ahora, entró desde el banco, firmó una planilla de 4 puntos, 3 rebotes y un robo y se mostró bastante intenso en sus 21 minutos en cancha, colaborando para levantar a Denver en el aspecto defensivo. Será una pieza importante de cara al séptimo partido.

Fuente: es.nba.com